¡4 Causas por las que mi bebé madruga mucho!

Como papás cansados, deseamos poder dormir hasta tarde o por lo menos hasta que salga el sol, sin embargo, muchas veces nuestros niños se levantan muy temprano (4 o 5 am) con toda la energía y listos para comenzar el día. Se han preguntado, ¿por qué pasa esto y cómo solucionarlo?

En su desespero, muchos papás intentan varias técnicas para que sus hijos duerman hasta más tarde. Algunos los acuestan más tarde o no los dejan hacer una siesta muy larga para ver si duermen mejor en la noche. A pesar de estos intentos, pareciera que nada funcionara y que los niños se levantaran cada vez más temprano y con más energía para jugar.

Aunque parezca raro estas técnicas podrían ser las causantes de los despertares matutinos que los niños sufren. Aquí les dejo 4 causas principales por las que los niños madrugan tanto.

1. Acostarse muy tarde: A veces acomodamos el horario de nuestros hijos a nuestro horario de comida o de trabajo y olvidamos que sus cuerpos necesitan más energía y más horas de sueño que los adultos. Si estás acostando a tu hijo/a muy tarde, puede que esté llegando sobre cansado a su hora de dormir y que el mismo cansancio haga que se levante más temprano en la madrugada.

Observa detenidamente a tu chiquito y mira cuándo da señales de sueño y cuál es el horario apropiado para que lo acuestes.

2. Ventana de sueño muy larga entre la siesta y la hora de dormir: Otra de las razones por las que los niños se despiertan tan temprano es porque llegan excesivamente cansados a su hora de dormir. Si tu hijo/a ha pasado muchas horas despierto entre su siesta y la hora de acostarse puede que esté acumulando sueño y que le sea difícil conciliar el sueño profundo que necesita. Si tu hijo hace una siesta muy temprano, debes mover la hora de dormir acorde a esto y no acostarlo tan tarde.

3. Falta de sueño diurno: Muchos papás luchan con las siestas de sus hijos, sobretodo los niños mayores de 18 meses que tienen 1 siesta y que muchas veces pareciera que no quisieran tomarla. Sin embargo, es muy importante ofrecerles la siesta a nuestros chiquitos y asegurarnos que duerman lo suficiente para recuperar energía y tener un descanso reparador. Si tu hijo no hace buenas siestas o si hace siestas muy cortas puede que esté muy cansado y esto le afecte su sueño nocturno. Garantiza que tenga buen sueño diurno para tener una gran noche.

4. Dormirse muy adormilado o con ayuda externa: Cuando ayudamos a nuestros niños a dormirse con alguna ayuda externa como un tetero, un arrullo, acostarse con papá o mamá, entre otros, estamos haciendo todo el trabajo por ellos. De esta forma si se levantan a las 4 o 5 am y no saben cómo conciliar el sueño por sí solos, va a ser muy difícil que vuelvan a dormirse. A esta hora ya habrán dormido lo suficiente como para tener energía y comenzar el día y no será fácil conciliar el sueño aún con ayuda externa. Si le enseñas a tu hijo a dormirse solo, es probable que aunque se despierte en la madrugada, trate de volver a conciliar el sueño y de extenderlo hasta después de las 6am.

Si tu chiquito se está levantando cada vez más temprano es importante que veas cuál es la razón y que le ayudes a mejorar su horario de sueño para que todos descansen mejor.

¡Si necesitas ayuda para solucionar los despertares matutinos no dudes en contactarme!

20 vistas

©2020 por Listos para Dormir. Creada con Wix.com