¿Por qué mi recién nacido se despierta de noche y cómo puedo ayudarlo a dormir mejor?

Muchos recién nacidos se despiertan frecuentemente en la noche y duermen muy bien durante el día. ¿Por qué sucede esto?

Los primeros meses de nuestros bebés son de crecimiento y desarrollo. Una de las cosas que se desarrollan durante estos primeros meses y que afecta los patrones de sueño es el reloj biológico. El reloj biológico se encarga de regular algunas funciones básicas del cuerpo como lo son la temperatura corporal, la necesidad de comer, el sueño, la distinción del día y la noche, entre otras cosas. Es por esto que en los primeros meses de vida algunos bebés pueden dormir más de día que de noche pues aún no conocen la diferencia.


Aunque esto es cuestión de tiempo, hay cosas que como padres podemos hacer para regular el sueño con el fin de dormir mejor. Aquí les dejo algunos trucos.


EXPONER AL BEBÉ A LA LUZ DEL DÍA


La Melatonina es la hormona encargada de inducir el sueño. Esta hormona se empieza a producir de forma natural entre las semanas 9 y 12. Cuando hay luz, la producción de esta hormona se inhibe pues el cuerpo entiende que no es hora de dormir. Por el contrario, cuando hay oscuridad, la producción de esta hormona aumenta. Exponer al bebé diariamente a la luz natural ayuda a que el bebé empiece a diferenciar el día de la noche. Si hace siestas a la luz del día sabrá poco a poco que son siestas y que son más cortas que el sueño de la noche. En cambio, por la noche cuando todo esté oscuro aprenderá que es hora de dormir por períodos más largos.


ALIMENTAR FRECUENTEMENTE A TU BEBÉ DURANTE EL DÍA


El estómago de los bebés es como un tanque que debe llenarse a diario. Si alimentas frecuentemente a tu bebé durante el día, llegará más lleno a la noche y podrá dormir más tiempo. Muchos bebés pueden pasar 4 horas sin comer en un periodo de 24 horas, intenta que este periodo lo tenga en la noche para que tú puedas descansar más. Esto significa que tal vez tengas que alimentarlo cada 2 o 3 horas durante el día, incluso despertarlo suavemente para comer.


HACER ACTIVIDADES DURANTE EL DÍA


Los recién nacidos pueden estar despiertos entre 1.5 a 2 horas. Aprovecha este tiempo para alimentarlo, jugar con él, cantarle, hacer ejercicios como el tiempo en panza y mostrarle su ambiente. Sin embargo, evita sobre cansarlo y estimularlo demasiado. Trata de no tenerlo despierto más tiempo de lo que su cuerpo aguanta y mira sus señales de sueño.


LUCES APAGADAS Y SILENCIO EN LA NOCHE


Otro truco para ayudarle a tu bebé a diferenciar el día de la noche es oscurecer el cuarto y no hacer ruido en la noche. Usa una luz muy tenue para atender a tu bebé (alimentarlo, cambio de pañal, empijamarlo) y evita cantar, jugar o interactuar con él en la noche. La idea es que poco a poco entienda que la noche es para dormir y no para jugar.


RUIDO BLANCO EN LA NOCHE


Utiliza el ruido blanco en la noche para replicar el sonido de tu corazón y de tu vientre al cual venía acostumbrado tu bebé. Este sonido constante les permite tener un sueño más profundo y reparador. Además, permite aislar ruidos externos que puedan despertar a tu bebé.


CARGA A TU BEBÉ DURANTE EL DÍA


Muchos papás asocian los despertares con hambre, lo cierto es que también ocurren cuando los bebés tienen necesidad de cercanía, afecto y contacto físico. Cuando las mamás vuelven al trabajo y están lejos de sus bebés durante el día, los bebés empiezan a tener mayor necesidad de tacto. Por eso, si puedes carga a tu bebé lo más que puedas durante el día, ya sea en brazos, en un fular o en un cargador. Esto le ayudará a sentirse más tranquilo y a dormir mejor. De esta manera habrá tenido mucho tacto contigo durante el día y puede estar en su cunita por la noche.

COMPARTIR CUARTO


Compartir cuarto con tu bebé los primeros meses es una gran estrategia para que tanto mamá como bebé duerman mejor. Al estar cerca, mamá puede atender al bebé más rápido e incluso antes de que se despierte por completo. Además, los ciclos de mamá y bebé se sincronizan, permitiendo que ambos duerman mejor.


LOS DESPERTARES SON NORMALES


Lo más importante que debes saber es que los despertares son normales y que con el tiempo se irán reduciendo. Algunas noches podrán ser mejores que otras pero recuerda que durante los primeros meses tu bebé pasa por muchos hitos de crecimiento que interrumpen el sueño temporalmente. Así que si tu bebé duerme bien y de la nada comienza a despertarse cada hora puede que esté pasando por un salto de crecimiento. Recuerda que todo es temporal y que con paciencia y consistencia podrás volver a tu rutina.

111 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo